Yoshiho Hirota, entre nosotros presente

Las enseñanzas del Maestro Yoshiho Hirota han trascendido más allá de lo común quizá por la personalidad innata de este Hombre que nos dejó físicamente ahora hace 19 años.

Intentó y consiguió presentarnos el karate como un todo y de ahí su hincapié en enseñarnos su verdadero significado. Su método educativo sencillo y eficaz como él era acompañando a sus alumnos en su proceso de aprendizaje nos llenó de elementos para proseguir el camino.

Mi Maestro Yoshiho partió de este mundo muy joven. A la edad de 52 años. Todo esto en la vorágine del día a día, de los sucesos que nos acompañan en nuestra sociedad nos hace también reflexionar y ver las cosas con perspectiva.

Parece que fue ayer.

Fue en el año 1980 cuando el Maestro Hirota inicia sus clases en Mataró con la apertura de nuestro Dojo Karate Cervantes, el cual tengo yo ahora el honor de dirigir.

De los Maestros Japoneses que llegaron a España en los años 60 y 70, Hirota sensei es el único que nos ha dejado. De ahí que el día del homenaje al Maestro que se hiciera en Madrid hace dos años tuve la oportunidad de recoger la firma en su fotografía de la mayoría de ellos para honrar su memoria con la ayuda de mi buen amigo Fernando Rosuero, por un lado entregándolo a su viuda Dolores y a su hijo Koji; por otro lado, como símbolo en el kamiza de nuestro dojo.

Rememoro entre sus valores, su simpatía, su amabilidad y su amistad. Esa experiencia que nos dejaba a los que veníamos detrás, nos ha dado la respuesta a la pregunta, con su ejemplo, de lo que era un verdadero sensei.

Recuerdo de su compromiso, el esfuerzo y la constancia hasta sus últimos días y sus últimas horas, pero no para verlo con un sentido de añoranza, si no para darnos el propio impulso para seguir el camino con la ilusión del primer día.

Recuerdo perfectamente ese primer día en que pisé su Dojo en el que me invitó a practicar sin ningún tipo de compromiso aquel arte en aquel momento desconocido y extraño para mí y que luego cambiaría mi vida.

Recuerdo que era un hombre universal, enamorado de Cataluña, de su Costa Brava y a su vez de muchos rincones de España en los que estuvimos juntos.

Enamorado de una catalana: Dolors y fruto de ese amor nació Koji.

Enamorado de la playa de Begur en la cala de Sa Riera, donde por su voluntad expresa en vida, vertí parte de sus cenizas acompañado de su esposa. El resto de las mismas descansan en Japón recibidas por su madre Kimiko y su padre Yoshunaro en Tusunomya en la región de Tahigui a 150 kilómetros de Tokio.

Me viene al recuerdo multitud de anécdotas. Su sentido del humor y el trato en su día a día entre nosotros adaptando sus costumbres de Japón. La verdad es que es para mí una enorme fortuna, haberlo tenido como amigo en lo personal y Maestro en lo referente a mi propia formación como karate-ka y pedagogo.

Por ello hemos de prestar mucha atención a cuidar los detalles de empatizar con nuestro entorno y no perder el verdadero sentido que tenemos en la obligación de ofrecer las mismas oportunidades a generaciones que vendrán de buenos artistas marciales pero sin perder la esencia.

En su momento mi Maestro supo escoger, viajando a Japón, para acogerse al amparo y el estilo Dento Shito-Ryu Karate-Do de la familia Mabuni.

El Soke Kenei Mabuni tuvo un trato excepcional con mi Maestro Yoshiho Hirota, también del Maestro Mizuguichi. Con todos ellos, con los Maestros Kenei Mabuni, Mizuguichi, Yoshiho Hirota he tenido el orgullo de practicar en muchas ocasiones en Barcelona, diferentes puntos de España y en Osaka en Japón.

Su consejo de “no dejar de entrenar” con su constancia “ven y entrena” ha sido una de las herramientas que han podido permitir seguir evolucionando en nuestra práctica y conocimiento de este apasionante camino de la vía marcial.

En lo personal me honra, el que depositara su confianza en mí para la protección y amparo que pudiera yo darle a su mujer y a su hijo Koji Hirota en su ausencia.

Tengo el orgullo de que me llamara hermano, varias veces en los últimos días de su vida.

Recuerdo de la humanidad de Yoshiho Hirota, en la habilidad de encontrar un sentido sencillo, práctico y natural del que quedamos cautivados.

Su incansable trabajo que ha dado a nuestro karate-do para que honremos su memoria con lo que mejor sabemos hacer que es transmitir todo aquello que nos legó.

Nos queda este momento presente del que tenemos la fortuna de poder vivir y poder seguir en la vía que tú nos abriste.

En el recuerdo de Yoshiho Hirota, Maestro, gran persona y mejor amigo, presente entre nosotros.

Junio de 2019

Félix Carcasona

Ushi Deshi

CERRAR MENU