El sábado 1 de Junio de 2019 se celebró el Pase de Grados hasta cuarto dan según lo previsto. Este día reunió a un gran número de kyus con sus familias que pudieron presenciar el pase de grado delante de sus maestros.

A este pase de grado asistieron alumnos y maestros de otros dojos de Shito-Ryu e incluso de otras Escuelas, lo que hizo del acto celebrado en el dojo un momento excepcional.

La presentación que introdujo el Maestro Félix Carcasona en su comienzo hizo presagiar lo extraordinario del momento que se vivió en el dojo Cervantes.

Se hizo recuerdo especial a la memoria del Maestro Yoshiho Hirota en el 19º aniversario de su fallecimiento, al que desde su posición de privilegio le hubiera gustado disfrutar de ver reunir budokas de distintos dojos y distintas Escuelas.

Visitó y acompañó en el Pase de Grado un caballero del Karate, Fernando López Corregidor 6 Dan de Karate Do estilo Shotokan.

Contó con la presencia de los destacados senseis miembros del Tribunal Nacional de Grados y de la Federación Catalana de Karate presidido por el sensei Félix Carcasona 7º Dan y los senseis José Perez 5º Dan, Delfín Hernández 5º Dan y José Alonso. Estuvo presente también el sempai del Dojo Cervantes Augusto Reglero.

Emotivas palabras del Maestro Félix Carcasona:

«Si cuando percibo, lo que hoy he visto en el Dojo, en el Pase de Grados…con aspirantes de muy diferentes edades, incluso de diferentes Estilos, he visto, ilusión, esfuerzo, perseverancia, compañerismo y entrega y lágrimas y continuar..
Inclusive amor, el otro amor, el que no está sujeto a pasiones, el de un adolescente, el de un nieto, el de su abuelo, ambos karatekas…. todos de 12 años hasta más de 80.
El apretar los dientes y no sentir el dolor físico.
El de los compañeros de práctica, viviendo esos momentos con los aspirantes, sufriendo con ellos desde fuera y abrazándoles al final.
La abnegación de un compañero de 40 años juntos en la práctica y su nobleza y su adoración por lo que hace y práctica día a día.
Sin medallas, sin premios, sin público, en silencio.
Entonces sí, entonces pienso que ha valido la pena todo.
Los buenos y los malos momentos, las lesiones, y el dolor diario, al empezar, las alegrías y los desengaños.
Entonces sientes renacer las ganas de seguir, de levantarte una y otra vez, las que hagan falta y ponerte el Karategui de nuevo y de continuar enseñando lo poco que uno sabe, para seguir viviendo todo lo vivido hoy y mucho más mañana.
Entonces pienso que sí, que hay una familia de Karate noble, de «buena gente» por la que vale la pena seguir.
Esa familia tiene un denominador común, su pasión y su amor por el Karate.
Felicidades y enhorabuena.
Habéis sido estupendos.»

…/…

«Solo somos eslabones, de una larguísima cadena no hay mejores ni peores.
Esa cadena, no tiene fin y es muy muy fuerte.
Nada la puede romper. Los eslabones se oxidan, desaparecen, pero su semilla, su labor, no.
Y la cadena sigue y sigue creciendo y perdura en el tiempo.
La base es la constancia, el trabajo, la humildad.
El pregonar con el ejemplo, el compartir lo que sabes, las ganas de aprender, la ausencia de la crítica o el comentario negativo.
El tomar café con la vida.
El hacerte grande ayudando a crecer.
Eso es un Arte Marcial, eso es Karate Do.»

El Karate es Universal

 

 


 

   

 

 

CERRAR MENU