DE LA EXAGERACIÓN Y EL FRAUDE…

…El resultado es que el lego en la materia recibe una impresión absolutamente falsa e incluso intimidatoria de este arte, imagina con miedo que el karateka ha adquirido poderes sobrenaturales.

De hecho, el entusiasta del karate que fanfarronea, exagera e incluso pervierte la naturaleza del arte, suele ser hábil conversador que logrará fascinar y convencer a su auditorio de que el Karate es algo temible.

Pero lo que dice es algo absolutamente falso, y él lo sabe. ¿Por qué lo hace?, pues por jactancia.

Quizá en el remoto pasado había expertos karatekas capaces de realizar actos tan «milagrosos».

De eso no puedo dar fe, pero sí puedo asegurar a mis lectores que, según mi conocimiento bastante amplio en el tema, hoy en día no existe un hombre que, por mucho que entrene, pueda traspasar los límites de los poderes humanos.

Todavía existen karatekas que proclaman lo contrario…

(Funakoshi Gichin).

 

DE LAS TRES ENFERMEDADES DEL KARATEKA…

…La duda, la pereza, la soberbia…

(Mabuni Kenei).

 

DE LA HUMILDAD EN LA ENSEÑANZA…

…Azato e Itosu compartían una gran virtud: no tenían celos de los demás maestros. Más aún, me presentaron a los que conocían, aconsejándome que aprendiera de ellos sus mejores técnicas. Los instructores de karate corrientes eran reacios a permitir que sus alumnos practicaran con profesores de otras escuelas, Azato e Itosu estaban muy lejos de pensar así. Aunque no me hubieran enseñado nada más, su ejemplo de humildad y modestia respecto a los demás seres humanos, me hubiera bastado. Nunca se jactaron de las hazañas que se les atribuían, al contrario, las consideraban «locuras juveniles»…

(Funakoshi Gichin).

 

DE LO IMPORTANTE Y LO BANAL…

Tal vez la diferencia entre nosotros estaba en que, mientras tú estabas decidido a ganar, yo lo estaba a morir si perdía. Escucha, continuó Matsumura. Cuando ayer entré en tu tienda (1) me sentía desgraciado porque el Hanshu (2) me había reprendido. Cuando me desafiaste estaba preocupado por eso, pero una vez que me decidí a combatir todas mis preocupaciones desaparecieron repentinamente. Me di cuenta que estaba obsesionado por cosas sin importancia – con detalles técnicos, con la forma de enseñar, con adular al Hanshu -. Estaba preocupado por mantener mi puesto. Hoy soy un hombre más sabio que ayer. Soy un ser humano y como tal, una criatura vulnerable e imperfecta, después de morir regresaré a los elementos – a la tierra, al agua, al fuego, al viento, al aire -. La materia es ilusión. Todo es vanidad. Somos como la hierba, como los árboles del bosque, creación del Universo y el Universo ni vive ni muere. La vanidad es el único obstáculo para la vida. (1).- (Se refiere al taller de un modesto artesano de Naha) (2).- (Jefe de clan de la aristocracia de los territorios feudales que floreció durante el período Edo)…

(Funakoshi Gichin).

 

DE LA PRESUNCIÓN Y LA SOBERBIA… …Cuando llegué a Shuri estaba lleno de remordimientos. ¿Por qué tuve que participar en aquella competición?¿Fue simple curiosidad? La verdadera respuesta acudió a mi mente: sobrevaloraba demasiado mi fuerza. Era, en una palabra, orgullo. Había violado una de las reglas del Karate-Do y sentí vergüenza. Incluso ahora, al contar la historia, muchos años más tarde, todavía siento una profunda vergüenza…

(Funakoshi Gichin).

…El bambú se dobla, pero no se rompe… (Proverbio oriental).

 

DE LA ACTITUD ANTE EL ENTRENO… …Pero en mi táctica se combate a vida o a muerte, se aprende a distinguir los dos principios de la vida y la muerte, se aprende la Vía del Sable, se juzga la fuerza o la debilidad de los golpes de sable de nuestros adversarios, se sigue bien la trayectoria de la hoja y del envés de los sables, y forjados así nos volvemos capaces de abatir a nuestros adversarios. La «chapuza» y la debilidad deben ser pues rechazadas. Sobre todo en un combate con armadura, un «chapucero» no puede hacer nada. A veces, en un combate a vida o muerte, nos encontramos frente a cinco o diez personas. La táctica según mi Vía debe conocer con exactitud el camino que lleva a la victoria incluso en este caso. ¿Qué diferencia, en cuanto al principio, podría haber entre un combate contra una persona y un combate contra diez, o entre un combate de mil contra diez mil? Sin embargo, en el entrenamiento cotidiano es imposible reunir diez mil personas con el fin de estudiar la Vía. Por eso, aunque uno se entrene sólo con su sable, hay que descubrir las estratagemas de un supuesto adversario, hay que juzgar su fuerza o su debilidad, hay que comprender cómo obtener la victoria sobre cualquier adversario gracias a la inteligencia de la táctica de nuestra escuela para convertirse así en un experto en esta Vía. Que vuestro corazón afirme bien: «¿Quién, excepto yo, podría obtener la verdadera Vía de la táctica de nuestra escuela y profundizar hasta su punto último? «Entrenaros bien desde la mañana a la noche». De esta manera obtendréis la facilidad y llegaréis al prodigio, a lo extraordinario…

(Miyamoto Musashi).

 

DE LA ACTITUD ANTE LA COMPETICIÓN… …Observando este deporte aprendí que el equipo al que lo único que le importaba era ganar, normalmente perdía, mientras que el que participaba en el encuentro para disfrutar, simplemente, del juego, sin preocuparse mucho del resultado, frecuentemente resultaba victorioso. Esta observación es también válida con respecto al Karate…

(Funakoshi Gichin).

 

…Si conoces bien a tu adversario y te conoces a ti mismo, nunca serás derrotado. Si te conoces bien a ti mismo pero desconoces a tu adversario el resultado debería ser el empate. Pero si no te conoces a ti mismo ni tampoco a tu adversario siempre saldrás derrotado…

(Sun Tzu).

 

DE LA TRASCENDENCIA DEL KARATE EN LO COTIDIANO… …Lo importante es que una práctica diaria de un arte marcial puede resultar de valor incalculable en situaciones excepcionales…

(Funakoshi Gichin).

 

…Algunos piensan que estudiar la Vía de la táctica no sirve de nada en el momento que se necesita realmente. Si es así, hay que entrenarse en la táctica de tal manera que sea útil en cualquier momento y hay que enseñarla de tal manera que sea aplicable a todos los dominios…

(Miyamoto Musashi).

 

…La actitud del espíritu en la Vía de la táctica debe ser la misma que en la vida cotidiana. Nada debe cambiar entre la vida corriente y la aplicación de la táctica. Conservad un espíritu amplio, recto, sin demasiada tensión ni demasiada relajación. Evitad que sea unilateral, mantenedle en el medio justo. Actuad tranquilamente de manera que esta acción no se detenga ni un sólo instante…

(Miyamoto Musashi).

 

DE LA RELACIÓN ENTRE MAESTRO Y ALUMNO… …Que el maestro se vuelva aguja y el discípulo hilo, que los dos se entrenen sin descanso…

(Miyamoto Musashi).

 

…Respeta el Arte y respeta al Maestro, y recibirás la verdadera transmisión de manera natural. Menosprecia el Arte y menosprecia al Maestro, y más vale que no desperdicies tu tiempo…

(Yang Cheng Fu).

 

DE LA CONSTANTE SUPERACIÓN…

…Hasta que no podáis ir más allá de la montaña os será imposible alcanzar el camino…(Uei-Kuan).

…En mi mente los dos maestros (Azato e Itosu) parecieron decirme con una sonrisa: ¡Buen trabajo Funakoshi, buen trabajo! Pero no cometas el error de sentirte satisfecho, todavía tienes mucho trabajo por hacer. Hoy, Funakoshi, ¡es sólo el comienzo!.. ¿El comienzo?.. ¡Tenía casi setenta años!…

(Funakoshi Gichin).

…¿Cuál es el significado de la existencia si uno no realiza su propia naturaleza, cultiva la vida, abre su espíritu y evoluciona positivamente?..

(Yang Cheng Fu).

 

DE LA NO VIOLENCIA…

…En mis enseñanzas siempre he destacado el hecho de que el Karate es un arte de defensa y nunca debe utilizarse con propósitos ofensivos. En uno de mis libros escribí: «Tened cuidado con lo que decís, porque si sois presuntuosos os crearéis muchos enemigos». No olvidad nunca el viejo proverbio que dice: «un fuerte viento puede derribar un árbol robusto, mientras que el sauce se inclina y lo deja pasar». Las grandes virtudes del Karate son la prudencia y la humildad…

(Funakoshi Gichin).

…Aquel que ha dominado el arte no utiliza el sable y el adversario se mata a sí mismo…

(Tajima No Kami).

 

DEL VERDADERO CAMINO DEL KARATE…

Algunos jóvenes entusiastas del Karate piensan que pueden aprenderlo simplemente entrenando en el dojo, pero tales personas son simplemente técnicos, no verdaderos karatekas. Un proverbio budista dice: «Cualquier lugar pude ser un dojo», es un proverbio que, el que quiera seguir el camino del Karate, no debe olvidar nunca. El Karate-Do no consiste tan sólo en adquirir una cierta destreza, sino también en dominar el arte de ser un miembro de la sociedad bueno y honesto…

(Funakoshi Gichin).

 

DE LAS REGLAS…

Debes ser absolutamente serio en los entrenamientos. Entrenar entregándose en cuerpo y alma, sin preocuparse de la teoría. Evita la vanidad y el dogmatismo. Trata de verte como realmente eres y trata de imitar lo que de meritorio veas en el trabajo de los demás. Conserva las normas éticas en tu vida diaria, tanto en público como en privado.

(Funakoshi Gichin)

 

El Budo prohibe la violencia. El Budo lleva disciplina. El Budo conduce al control. El Budo desarrolla la virtud. El Budo proporciona paz mental. El Budo ayuda a conseguir la paz entre la gente. El Budo conduce al progreso.

(Bushi Matsumura)

 

DE LA DEBILIDAD… …Quien es consciente de su propia debilidad sabrá dominarse en cualquier situación. Sólo un verdadero débil es capaz de tener verdadero valor. Naturalmente un experto karateka debe perfeccionar su técnica con el entrenamiento, pero nunca debe olvidar que sólo por medio del entrenamiento será capaz de reconocer su propia debilidad…

(Funakoshi Gichin).

 

…»Conoce y respeta tus límites»…

(Itosu Anko).

 

DE LA ACTITUD DEL SABIO…

…Cuando el águila ataca, cae en picado sin abrir sus alas. Cuando el tigre está a punto de saltar sobre su presa, se desliza con las orejas replegadas. De la misma manera, nadie puede adivinar cuando va a actuar el sabio…

(Funakoshi Gichin).

 

…En vuestra práctica del Karate, actuad con nobleza y guardaros de procederes incorrectos, pues ese es el camino por donde vuestra dignidad como seres humanos encotrará su realización…

(Mabuni Kenei).

DE LA IGNORANCIA… …Una piedra preciosa no es más que un guijarro para un ignorante…

(Proverbio oriental).

CERRAR MENU