El Maestro Mizuguchi Hirofumi (9.º dan) nació el 25 de abril de 1935 en Osaka. Comenzó a practicar karate-do, con tan solo 12 años, bajo la dirección de Mabuni Kenwa. Por esa época, el Soke Mabuni Kenei era su compañero de entrenamientos en el dojo. Estuvo con Mabuni Kenwa en los últimos años de su vida y comenta que, a pesar de ser entonces muy joven, recuerda del Kaisho su exquisitez técnica, su humildad y su profundo conocimiento del arte. También recuerda de aquella época la dureza de los entrenamientos y a Mabuni Kenko, uno de los tres hijos de Mabuni Kenwa, de quien nos cuenta que era uno de los más fuertes. Mabuni Kenko murió muy joven, por problemas derivados de la Segunda Guerra Mundial, que dejó Japón devastado. Parece ser que nació después de Kenei y antes de Kenzo, tenía una fuerza descomunal y era el más aventajado de los tres hermanos en cuanto a interés por el karate.   Mizuguchi Sensei también comenta que, tras la muerte de Mabuni Kenwa, ninguno de sus alumnos llegó a comprender realmente el auténtico conocimiento del karate que atesoraba tan ilustre maestro. Fue así como Mabuni Kenei, su sucesor en la escuela, a finales de los años 50, decide enviar a Okinawa durante cinco años al joven Mizuguchi para mejorar su formación con el maestro Soshin Chibana, íntimo amigo de la familia y compañero de dojo del Soke. Mizuguchi Sensei reflexiona sobre la importancia de asociaciones como Shito-Kai o su propia asociación, Ken Shi Kai, como fórmulas para organizarse mejor. Sin embargo, opina que lo realmente importante para no perder el rumbo es seguir con fidelidad el karate del maestro Mabuni y entrenar.

CERRAR MENU