Filosofía de las Artes Marciales

Los maestros advierten que el arte marcial debe ser utilizado solamente en casos extremos, porque en la historia del arte marcial hubieron practicantes que fueron unos canallas y unos pendencieros, perteneciendo incluso a bandas de asaltadores, asesinos y mafiosos. Pero esta vida arriesgada le costo la vida a más de uno de ellos.

Dicen que el verdadero practicante de artes marciales, será aquel que sabe utilizar los conocimientos para su vida, sin tener que utilizarlos contra ningún ser viviente. Hay que trabajar constantemente para desarrollar la humildad y no exponerse por orgullo y soberbia.

Relatan que lo asimilado durante toda una vida, se puede perder en un solo instante por orgullo, por querer demostrarles a los demás lo que a ellos no les importa, solo hacen ver como si les importara, para hacernos caer en una trampa. Indican que cuando a uno le tocan el orgullo, automáticamente salta la ira y si uno se deja llevar por esa emoción negativa sin el beneficio de la conciencia, queda expuesto ridículamente al fracaso.

Es por eso que uno debe estar bajo una verdadera disciplina, por que esta lo salvara de no caer en lo peor. Los verdaderos maestros son severos y estrictos con la disciplina, por causa que el estudiante siempre está demostrando lo que está recibiendo de enseñanza, cuando no se está preparado, de esta manera es que se cometen muchos errores y se desvirtúa la verdadera enseñanza, el estudiante normalmente siempre está tratando de enseñar de una manera u otra sin medir las consecuencias.

Un discípulo cuando tiene el Dharma o suerte de estar bajo la línea de un verdadero maestro, muy rara vez logra entenderlo, menos obedecerle, porque de su mundo psicológico entiende todo al revés, lo único que lo salvaría al pobre individuo seria obedecer sin cuestionar las obras y decisiones del maestro. Los maestros marcan muy bien que las artes marciales no son para hacer uso de ellas en cualquier lugar o en cualquier ocasión, que es para hacerlo con uno mismo, que la lucha es con nuestro propio interior, y que con la practica seria y constante logremos fortalecer el carácter y eliminar los malos hábitos, llegando hacer íntegros enteramente.

ACONSEJAN LOS MAESTROS QUE EL ARTISTA MARCIAL DEBE PRACTICAR CON GRAN DEVOCIÓN TODA SU VIDA PARA LLEGAR A SER UN BUEN MAESTRO: Muestran que esto solamente se logra con voluntad y devoción toda su vida, es la única manera de llegar a ser un experto en las artes marciales , practicando cada día, horas y más horas, con sacrificio, con devoción, y con el pleno convencimiento de llegar a ser un buen maestro, solo con gran voluntad, perseverancia y humildad se logra.

Para llegar donde uno debe llegar, hay que saber escuchar, meditar y por sobre todo mantenerse en disciplina con un verdadero maestro. Expresan los maestros que los individuos cuando comienzan la búsqueda de las artes marciales y del camino espiritual: se convierten en unos curiosos de todo lo que este relacionado con lo que ellos buscan, por esto comúnmente cometen errores por identificarse con lo que encuentran, pero no siempre es lo que verdaderamente es bueno para ellos, muchas personas que no conocen otras artes marciales o caminos espirituales piensan que lo único bueno que existe es lo que ellos hacen, que triste es ver ese tipo de cobardía e ignorancia, los verdaderos buscadores son abiertos, no se limitan, y son valientes en todo, los individuos que están alerta constantemente siempre encuentran las enseñanzas en todo lo que les rodea, hasta de sus peores adversarios, nadie sabe a ciencia cierta la gran ayuda que a uno le dan cuando tiene adversarios, cuando alguien te ofende por ejemplo, de acuerdo como respondas a ellas es el grado de verdad que tienen, es nuestro deber asimilar conocimiento de todo lo existente para desarrollarse en esto, para lograrlo la verdad absoluta no puede captarse en el reino de la mente ordinaria.

Y tampoco el camino que nos conduce mas allá de la mente ordinaria, es por eso que todas las grandes tradiciones de sabiduría nos dicen, que todo pasa por el corazón. Este camino del corazón es la devoción.

CERRAR MENU